Translate

miércoles, 19 de febrero de 2014

ODA A LOS HUEVOS FRITOS


Ya tengo delante el plato
con esas dos maravillas
de yemitas amarillas
que me miran hace rato.

La clara que las rodea
con su puntilla dorada
y esa blancura bordada
de regusto me marea.

Al lado del plato, el pan,
que espera pacientemente
a que yo le hinque el diente
como avariento donjuán.

Mas, esperaré un minuto,
porque antes de comerlos
he de recrearme en verlos,
que ya con eso disfruto.

Va mi mano temblorosa
acercándose al manjar.
¡Ay Señor, qué gusto untar!
¡qué sensación tan grandiosa!


Ya en la boca, ¡qué entusiasmo!
Esto de los huevos fritos,
lo dicen los eruditos,
es para morir de orgasmo.

Yo por mí sustituiría
el rezo del Padrenuestro.
¡Que sean huevos, Maestro,
lo que nos des cada día!.




Mª Carmen Prada Alonso.

jueves, 13 de febrero de 2014

INCONCLUSO

En el pesar que tortura la garganta,
en el cenit del dolor,
estalla el júbilo.
Se abre el pecho gozando el sueño,
sueño aún,
del  codiciado encuentro.
Rompe el ancla su cadena
y vuela la esencia, que,
avarienta,
engulle auroras.
Expande su pobre luz
el humilde candil,
y quiebra de la noche la ceguera.
Con el ímpetu del rayo
horada el acero de la sinrazón,
y tiembla el beso de la esperanza.
Se anega el aliento
en las aguas cálidas del onírico deseo,
La mirada se empaña
en el vaho del infinito.
La flecha de la brújula
enloquece
sin rosa de los vientos.
Como única guía,
el anhelo de una mano abierta,
a la búsqueda
de lazo que la amarre
eternamente,
La fuerza se quiebra.,
y poco a poco, agoniza el ascenso.

No ha llegado el día,
y otra vez, vence el ocaso.
Se aleja la plenitud .
El perlado sudor araña la frente
que reposa ya
en el obligado descanso
de otro viaje inconcluso

Carmen Prada Alonso