Translate

sábado, 29 de noviembre de 2014

AMAINA, CORZA

Ier PREMIO MARÍA FUENTETAJA- EL ESCORIAL 2014

Amaina, corza, tus temblores
y ceda la negrura que el espanto hostiga
en tus ojos inocentes.
Reposa tus trémulas manos
en el algodón de la brisa arrulladora
y contén los trepidantes latidos
de tu corazón azarado.
Amaina, corza, tus galernas
en el hálito de la palabra venerada,
percibe el soplo del ángel,
deja que tu boca agostada
se colme del agua resucitadora,
y tu sudorosa corteza
remanse en el pacer de la hierba consagrada.
Amaina, corza, tu dolor, tu ira,
y enrédate en las cuentas
del acebo brotado sobre los guijarros del desaliento.
Quiebra la celosía que enclaustra tus clareceres,
rasga el tul,
y escupe la pez que ennegrece tus adentros.
No más barros rotos de aberturas perpetuas,
no más torrentes túrbidos,
no más árboles renegridos por el ímpetu traidor.
Déjate guiar al vergel
donde tus dientes retomen
el rumiar de los blandos brotes,
donde fulgure en tus ojos el destello anaranjado,
y donde tus celosas orejas arrullen
el meloso silbido de las alas de las mariposas.
Llénate del aura clemente,
aquélla en la que, ansiosa,
tragabas la leche de la vida
bajo el vientre cálido del sueño albar.
Amaina, corza, el clamor de tu abandono,
y retiñe tus andares
en el dócil blancor de la laguna libertadora.


Mª Carmen Prada Alonso

sábado, 21 de junio de 2014

EDADES


¿Qué cuantos años tengo?

Si los años se cuentan en besos,
soy vieja, vieja.

Si es por esperanzas,
pierdo la cuenta.

Si es por pesares,
zagalita con poca experiencia.

Si se cuentan en lágrimas,
dime, ¿de alegría o de pena?.

¿Qué cuantos años tengo?
Mira mis ojos...y cuenta.


Carmen Prada Alonso



miércoles, 19 de febrero de 2014

ODA A LOS HUEVOS FRITOS


Ya tengo delante el plato
con esas dos maravillas
de yemitas amarillas
que me miran hace rato.

La clara que las rodea
con su puntilla dorada
y esa blancura bordada
de regusto me marea.

Al lado del plato, el pan,
que espera pacientemente
a que yo le hinque el diente
como avariento donjuán.

Mas, esperaré un minuto,
porque antes de comerlos
he de recrearme en verlos,
que ya con eso disfruto.

Va mi mano temblorosa
acercándose al manjar.
¡Ay Señor, qué gusto untar!
¡qué sensación tan grandiosa!


Ya en la boca, ¡qué entusiasmo!
Esto de los huevos fritos,
lo dicen los eruditos,
es para morir de orgasmo.

Yo por mí sustituiría
el rezo del Padrenuestro.
¡Que sean huevos, Maestro,
lo que nos des cada día!.




Mª Carmen Prada Alonso.

jueves, 13 de febrero de 2014

INCONCLUSO

En el pesar que tortura la garganta,
en el cenit del dolor,
estalla el júbilo.
Se abre el pecho gozando el sueño,
sueño aún,
del  codiciado encuentro.
Rompe el ancla su cadena
y vuela la esencia, que,
avarienta,
engulle auroras.
Expande su pobre luz
el humilde candil,
y quiebra de la noche la ceguera.
Con el ímpetu del rayo
horada el acero de la sinrazón,
y tiembla el beso de la esperanza.
Se anega el aliento
en las aguas cálidas del onírico deseo,
La mirada se empaña
en el vaho del infinito.
La flecha de la brújula
enloquece
sin rosa de los vientos.
Como única guía,
el anhelo de una mano abierta,
a la búsqueda
de lazo que la amarre
eternamente,
La fuerza se quiebra.,
y poco a poco, agoniza el ascenso.

No ha llegado el día,
y otra vez, vence el ocaso.
Se aleja la plenitud .
El perlado sudor araña la frente
que reposa ya
en el obligado descanso
de otro viaje inconcluso

Carmen Prada Alonso